Conoce nuestra historia

Una nueva oportunidad

En algún tiempo tal vez cuando era estudiante y aprendía de cerca ésta condición, solamente me interesaba en sus signos sus síntomas, causas, etc… tal vez porque la veía como algo lejano, algo superficial que era simplemente una patología más de las que debía aprender.

Luego empecé a tener contacto con quienes la padecen y ahí empecé a descubrir un universo de situaciones que la literatura no describía, empezando por la variación de los signos y los síntomas, también la diversidad de sus causas y más importante aún, el impacto que ésta genera en la vida de cada persona y de sus seres queridos.


Nació una gran voluntad de empezar a servir y parte de eso era escuchar, los sentimientos, las sensaciones, los cambios y demás síntomas que esto produce; no alcanzaría una vida para describirlas todas juntas.

Es algo así como un carrusel, un día estás subiendo y cuando menos piensas ya estás bajando; unas veces sólo, otras acompañado y algunos momentos, rodeado de muchas personas pero realmente estar sólo abarca la mayoría del tiempo… con muchas preguntas porque de repente te subiste en algo que tu no querías, nunca pensaste y no compraste el boleto, pero después de un silencio ensordecedor te das cuenta que ya estás ahí.

Pasaron los años escuchando muchas historias siempre tratando de ayudar de la manera que podíamos, unas veces de manera física otras tantas de manera espiritual pero siempre con el sentimiento de querer dar algo más, de saber que había más allá de lo que podíamos ver y con ganas de abrir el alma para empezar a sentir.

Y fue ahí cuando llego el día tal vez más difícil de mi vida; escuchar esa llamada me devastó, sentí que quería ir al fin del mundo y esconderme con él para nunca regresar y protegerlo, pero era imposible.

Empezamos el camino juntos, tomados de la mano, con mucho, mucho miedo, algo que jamás ninguno acepto, aunque no era necesario porque nuestros ojos lo decían todo. Fue un camino hermoso aunque de muchas sensaciones de esas que había escuchado y que ahora era yo quien no sabía cómo describir, y de repente nos montamos en ese carrusel con el afán de dar lo mejor de cada uno, de los dos, de no rendirnos, de luchar y de empezar a dar el valor que tiene cada momento, cada segundo; descubrí que el amor traspasa barreras y que no tiene precio. Cuánto habría dado, sino todo lo que tengo por haber cambiado ese momento.

A pesar de todo reímos, hablamos, tomamos decisiones, nos abrazamos, oramos, comimos, nos acompañamos, planeábamos un nuevo día y muy pocas veces lloramos….. Dios Santo cuánto nos faltó llorar y limpiar nuestra alma de esa sensación, pero él era bastante fuerte para eso.

Luego pasaron los días, las semanas y meses y entendimos cuál era nuestro viaje, la ruta, cada parada, cada pasajero, cada estación.

La aceptación empezó a hacer parte de nuestras vidas y a pesar del dolor cuán felices fuimos, aprendí de ti el completo significado del amor, ahora sé lo que es AMAR. Aprendí de ti a ser fuerte, a ser noble, aprendí de ti a mirar a los ojos, a hablar con la verdad, y a luchar con el alma y el corazón. Es increíble cuánto nos amaste y con cuánta paz y serenidad viviste siempre como el gran ejemplo de admirar.

Y nació un nuevo sueño y es tomar de las manos con el corazón a todos aquellos que necesitan un poco de mí, de ti, de nosotros. Y estamos ahora aquí para ti, llenos de amor, de comprensión, de fortaleza, queriendo que vivas feliz, que te encuentres contigo mismo, que te conozcas y te reconozcas, para que tu viaje sea el mejor, para compartir tus experiencias, las nuestras, hacernos preguntas y escucharnos para que te sientas cómodo y cómoda, para que tu familia se sienta tranquila de apoyarte y estés siempre con lo mejor, con los mejores.

Un nuevo amanecer para ti y tu familia, una nueva oportunidad llena de cosas hermosas, tiempo valioso, sintiéndote bien contigo misma/o y lo más importante con fe y esperanza en que todo va a estar bien.

Aquí nace Keepalive, en la inspiración de nuestros seres amados, en nuestro esfuerzo porque siempre estén bien, en la dedicación y apreciación de cada detalle, de cada instante; estamos aquí para ti.

CEL: 317 641 3062

CEL: 315 604 7217

info@keepalive.com.co

Bogotá, Colombia